Deidamia Muñoz: “Uno tiene que dar lo que a uno le sirve: Lo mejor de cada uno”

Deidamia Muñoz es una profesora de profesión. Trabajó por muchos años en escuelas de la sexta región en Putemún, hace algunos años jubiló. Luego de pasar algún tiempo en su casa, decidió que no quería descansar. “No entendían que quería seguir haciendo lo que amo, que es enseñar a otros”, explicó esta mujer desde su casa en la comuna de Paredones.

Así Deidamia se empoderó y tomó acción, se comprometió para hacer clases a adultos mayores de un hogar del Cesfam en Paredones, con la ayuda de su marido y su hija, fue armando guías para enseñarles a leer.

“Es increíble verlos juntar sus primeras letras, cuando leen el mundo por primera vez y son capaces de escribir su nombre”, dice con emoción.

Además de trabajar con adultos mayores, Deidamia ha dedicado su nueva vida o este tercer tiempo para liderar otros espacios de organizaciones de la sociedad civil. Dice que no podría ser de otra forma.”Uno tiene que ayudar, dar lo mejor que uno tiene, de otra forma no sirve”.

Deidamia ha logrado construir una comunidad llena de amor que se sostiene gracias a la voluntad que pone y su entrega inconmesurable para acompañar a quienes menos tienen, incluso manifiesta que no es solo pobreza material, es combatir el problema de la soledad. La relación con sus “niños”, que en realidad son adultos mayores de sobre 80 años es muy estrecha.

“Nicolás dijo que cuando él muriera me iba a tirar una escalera para que yo subiera a acompañarlo al cielo”, aseguró entre lágrimas esta camiseteada.

Deidamia ha puesto el compromiso y la solidaridad como su camiseta. “Mi marido me dice que le deje una foto, dice que vivo fuera de la casa”, confiesa.

En marzo de 2020, a sus 79 años fue reconocida como parte de las mujeres más destacadas de la región de O’Higgins.

“Por mucho tiempo hice mis actividades en silencio. Nunca me esperé que a mi edad me iban a reconocer. Llegó todo junto, Camiseteados y esto. Voy a seguir”, sentenció esta camiseteada que no conoce límites de edad, porque siempre se puede ayudar a otros a estar mejor.