Soledad Pizarro

El rol de los ciudadanos durante la emergencia es fundamental. Así lo experimentó Soledad al verse afectada por el aluvión que azotó a la Quebrada de Macul en 1993. Gracias a su tenacidad coordina los esfuerzos a nivel ciudadano para educar y prevenir sobre estas emergencias en la población La Higuera.

En 1993 Soledad fue testigo de la fuerza de la naturaleza, un aluvión devastó la comunidad de La Higuera en La Florida, dejando huellas que hasta el día de hoy están presentes entre los vecinos.

De manera preventiva, Soledad desde 2015 ha liderado distintos grupos sociales, entre éstos ha sido precursora del Programa Participación Comunitaria de ONEMI. Gracias al ímpetu de Soledad se ha podido mantener en buena parte del trabajo comunitario. Soledad cuida a su comunidad para que estén preparados para una eventual catástrofe natural.

A pesar de las emociones que trae el recuerdo de la catástrofe, Soledad se esmera en hacer trabajo de prevención.En la actualidad esta luchadora continúa trabajando por la comunidad como una líder positiva.