Khristian Briones

Estuvo más de 10 años en la cárcel. Desde los 12 inició un recorrido que lo llevó a centros del Servicio Nacional de Menores donde aprendió a delinquir y a consumir drogas. Khristian Briones decidió rehabilitarse y transformar su vida. Así fundó Dimas, una fundación que permite que personas privadas de libertad puedan insertarse en la sociedad, abriendo puertas a las oportunidades.

Khristian Briones ha vivido gran parte de su vida en el sector sur de Santiago, en la comuna de Cerrillos. Durante su infancia, producto de las inestabilidades de su hogar, estuvo en más de 15 oportunidades en centros de cuidado del Servicio Nacional de Menores (Sename), donde aprendió a delinquir como herramienta para defenderse del difícil entorno en el que vivía.

En su juventud fue adicto a drogas como la pasta base, producto de su adicción cometió delitos por los que estuvo 10 años de su vida privado de libertad. Al salir, decidió iniciar un proceso de rehabilitación apoyado por la Fundación Paternitas.

En la actualidad, es Director de la Fundación Dimas, institución que fundó en la que se dedica a trabajar con personas e historias similares a la suya.“Estamos ayudando al país, porque la delincuencia nos perjudica a todos. Sacamos a una persona de la delincuencia, lo reinsertamos en la sociedad y le damos una nueva vida”, explicó Khristian sobre el propósito de su fundación. Bajo su liderazgo la fundación combate la problemática de la subcultura delictual, entregando oportunidades laborales a hombres privados de libertad que desean generar un cambio en sus conductas y transformarse, a través de talleres intra-penitenciarios y seguimiento post-penitenciario, trabajando en conjunto con las familias y miembros más cercanos de sus entornos, Khristian a logrado revertir su destino. El fundador de Dimas, confiesa que a través de su experiencia ha podido dimensionar las barreras que pone la sociedad a personas en su situación, siendo este el motor de su compromiso. “Un delincuente sale a robar 150 días al año, con un promedio de dos víctimas diarias. Son 300 víctimas al año. Si lleva 10 años sin delinquir, son 3 mil  personas que ya no serán víctimas”, aseguró. Para Khristian la entrega de oportunidades le permitirá a sus beneficiarios poder sentirse parte de la sociedad donde nunca estuvieron insertos.

En la actualidad, es Director de la Fundación Dimas, institución que fundó en la que se dedica a trabajar con personas e historias similares a la suya.“Estamos ayudando al país, porque la delincuencia nos perjudica a todos. Sacamos a una persona de la delincuencia, lo reinsertamos en la sociedad y le damos una nueva vida”, explicó Khristian sobre el propósito de su fundación.

Bajo su liderazgo la fundación combate la problemática de la subcultura delictual, entregando oportunidades laborales a hombres privados de libertad que desean generar un cambio en sus conductas y transformarse, a través de talleres intra-penitenciarios y seguimiento post-penitenciario, trabajando en conjunto con las familias y miembros más cercanos de sus entornos, Khristian a logrado revertir su destino.

El fundador de Dimas, confiesa que a través de su experiencia ha podido dimensionar las barreras que pone la sociedad a personas en su situación, siendo este el motor de su compromiso. “Un delincuente sale a robar 150 días al año, con un promedio de dos víctimas diarias. Son 300 víctimas al año. Si lleva 10 años sin delinquir, son 3 mil  personas que ya no serán víctimas”, aseguró. Para Khristian la entrega de oportunidades le permitirá a sus beneficiarios poder sentirse parte de la sociedad donde nunca estuvieron insertos.