Ramiro Bahamondes

A través del arte ha logrado reflejar y contar la historia de cientos de personas en la región de Aysén.  Sus murales y sus pinturas dan cuenta de las problemáticas sociales que enfrentan los chilenos. En 2015 producto del caso de Nabila Riffo en Coyhaique, Ramiro hizo un llamado a la ciudadanía para que lo acompañara a pintar, así nació “Manos que ayudan”.

Una organización que busca acompañar y ayudar a las personas para que puedan resolver sus necesidades a través de donaciones y la articulación de voluntades, Ramiro junto a su grupo ayudan en su región.

Ramiro Bahamondes, hace un par de años decidió abandonar su trabajo como vendedor y dedicarse a su pasión: la pintura a través de la técnica de aerografía, que ha llevado a escuelas, centros sociales, juntas de vecinos.

El año 2016 formó la agrupación “Manos que ayudan”, con el fin de poder entregar apoyo a distintas causas sociales y personas en situaciones complejas, logrando reunir a más de 100 voluntarios con los que acuden a ayudar a adultos mayores, discapacitados, familias desposeídas, ayudándoles a mejorar sus casas y su entorno.

Toda la comunidad de Coyhaique reconoce el trabajo de Ramiro, que está plasmado además en sus murales que colorean la ciudad.