Francisco Barriga

Un activista por la salud justa para todos. El oncopediatra Francisco Barriga ha liderado la promulgación de la Ley Sanna además de la llegada a Chile del primer registro de donantes de células sanguíneas. Francisco no ha descansado para que todos puedan acceder a una saludad justa.

Francisco Barriga es un oncopediatra de 61 años que trabaja en la Clínica de la Universidad Católica de Chile. En 2018 cumplió 30 años de carrera, en los que ha atendido a más de mil niños con cáncer en nuestro país.

El Doctor Barriga instaló la necesidad de abogar por una ley que le permitiera a los padres de hijos con cáncer obtener una licencia médica para poder cuidar de ellos. “Esta es mi vocación, me pongo la camiseta por mis pacientes porque ellos son lo primordial para mí. No soy de esos médicos que llegan, recetan un tratamiento y se van”, explicó Barriga.

Gracias a su empuje y liderazgo en 2016 fue promulgada la Ley Sanna, que permite a los padres cuidar de sus hijos sin el miedo a perder sus trabajos. De esta manera ha sido un pilar fundamental para la agrupación “Oncomamás Luchadoras”, fundada el 2015 por madres de niños que se encuentran tratamientos oncológicos y otras enfermedades, además ha apoyado decenas de familias del país a quienes ha ayudado a subsanar graves deficiencias que existen en el mundo oncológico infantil, buscando más opciones de éxito de sus tratamientos y las posibilidades de sobrevida de los niños.

“El lema de mi equipo es ‘no rendirse’”, aseguró. Barriga, es también el responsable del arribo a Chile de la Fundación DKMS, el primer “banco” de registro de potenciales donantes de células madres en el país. Francisco Barriga se convirtió en el favorito del público en 2018.

A comienzos de 2019, Barriga nuevamente junto a la agrupación Oncomamás luchadoras consiguieron que Fonasa codificara los injertos de médula ósea, entregando cobertura a las familias que necesitan un trasplante para sobrevivir